“Mayores por la Cultura”, de visita cultural en el Museo Nacional de Antropología y el Panteón de Hombres Ilustres


MAYORES POR LA CULTURA DE COLMENAREJO visita el MUSEO NACIONAL DE ANTROPOLOGÍA y el PANTEÓN DE HOMBRES ILUSTRES.

“Mayores por la Cultura”, dentro de las múltiples actividades que desarrolla programó el pasado 16 de marzo una Visita Cultural para visitar estos dos museos.

Los asistentes partieron de Colmenarejo, utilizando el transporte público y se desplazaron en bus hasta Moncloa y de allí en metro a la estación de Atocha Renfe, situada frente al Museo Nacional de Antropología.

El Museo Nacional de Antropología fue el primer museo de esta ciencia creado en España, siendo inaugurado en 1875 por el rey Alfonso XII. Su fundación se debió a la iniciativa personal del médico segoviano Pedro González Velasco, que empleó todos sus ahorros en la construcción del edificio, cuyo arquitecto fue el Marqués de Cubas.
Al principio albergaba diversos objetos pertenecientes a los tres “reinos” de la naturaleza -mineral, vegetal y animal- y muestras de antropología física y (*) teratología, así como antigüedades y objetos etnográficos, por lo que podía considerarse como un “gabinete de historia natural”. Pronto se incorporaron también los restos de un personaje que sigue siendo aún hoy uno de los “iconos” del museo: Agustín Luengo, el Gigante Extremeño, que debido a una enfermedad, no dejo nunca de crecer. Llevó una existencia paupérrima. Tras donar su cuerpo voluntariamente a la Ciencia, al morir, casi recién cumplidos los 28 años, medía 2 m. y 34 cm.
Visitamos primeramente, esta sala, que homenajea a su fundador denominada “Orígenes del museo”. Después pasamos a ver América y terminamos con un semi-acelerado paseo por la colección etnográfica de la última gran muestra colonial del imperio español: Filipinas, debido a que en la 2ª de las visitas previstas, cierran el acceso a las 13,30 y las puertas de 14 a 16 horas, inexorablemente.

Convertido el museo en institución pública, está dedicado en la actualidad exclusivamente a la antropología cultural, teniendo como finalidad principal, el difundir los valores de la diversidad cultural y el respeto que merece, con una visión global de las culturas de diferentes pueblos del mundo, cuya contemplación nos enriquece
(*)Teratología: Estudio de las anomalías y monstruosidades del organismo animal o vegetal

En animada charla y con los nervios de algunos a flor de piel por lo ajustado del tiempo, nos encaminamos hacia el Panteón de Hombres Ilustres, situado a pocos minutos de distancia.

Tras una breve presentación de nuestra Presidenta, Laura Buissan, hecha por el Tesorero, Ángel P., a los 17 asistentes, éste dio lectura abreviada de lo que íbamos a visitar, recogido en un trabajo que había preparado al efecto, y explicó someramente en el zaguán cuadrado situado en el centro de la fachada Este, que da acceso al edificio, algunas curiosidades sobre este simbólico lugar, creado para morada de los restos de personajes relevantes de la historia de España.
Sobre el solar de la derribada antigua Real Basílica de Nuestra Señora de Atocha, tras el replanteo de las calles adyacentes, se creó un Patronato que convocó un concurso de proyectos, en mayo de 1890, para la edificación de un nuevo templo; en dicho concurso, obtuvo el primer premio, el arquitecto español Fernando Arbós y Tremanti, a quien se le confió la dirección de las obras, que quedaron inconclusas.

Tras los graves daños sufridos por el templo durante la Guerra Civil Española, se conservó únicamente, el claustro que fue destinado al Panteón de Hombres Ilustres y el campanario, conocido como el “campanile” debido a las claras influencias italianas de su construcción.

Concluida la Contienda Civil, se derribó lo que quedaba en pie y se construyó en su lugar un edificio totalmente nuevo. La basílica, con un trazado de planta de cruz latina, fue dotada de un espacio diferenciado del panteón, el cual queda situado junto a uno de los brazos del crucero, y tiene la fachada a la calle Julián Gayarre.
El panteón, partiendo de una planta cuadrada, lo constituyen tres galerías con vidrieras en cuyas intersecciones existen dos cúpulas semiesféricas y en la parte interior del edificio, se alberga un muy cuidado jardín -al que se accede por las tres puertas del centro de cada corredor- rodeado por las bellas arquerías y vidrieras de las galerías. Las dos laterales, rematan en un amplio frontón.
Como se desarrolla en el trabajo adjunto, siete son los mausoleos del Panteón: Sagasta; Dato; Ríos Rosas; Cánovas, Conjunto de Monumento a la Libertad (Argüelles, Calatrava, Mendizábal, Muñoz Torrero, Mtnez. de la Rosa y Olózaga.) Canalejas y Gutierrez de la Concha.
En cada uno, fue leída una breve biografía del personaje y una explicación pormenorizada de los detalles más significativos de cada escultura, y en el de Sagasta, Laura relato brevemente los desórdenes que se produjeron a finales del siglo XIX y los asesinatos sufridos por varios de los allí enterrados, a manos de anarquistas.
A la salida, a las 14h. en punto, tras hacer una foto de los asistentes en la puerta de acceso, nos dividimos en dos grupos para ir a comer, al no haber sido posible concertar a 1ª hora, la ampliación de la reserva que teníamos en un restaurante cercano.

Angel L. Peinado nos ha hecho un excelente trabajo que recoge pormenorizadamente los aspectos más interesantes de esta visita.

Lo podéis consultar en este enlace: Reseña de la Visita al Museo Antropologia y Pabellon de Hombres ilustres

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.