Mayores por la Cultura visita la Biblioteca Nacional


BNE-fachada

El pasado dia 12 un grupo de veinte personas visitamos la BIBLIOTECA NACIONAL. Una visita guiada que superó nuestras espectativas. Los noventa minutos de duración nos supieron a poco y las explicaciones de una excelente guía nos permitió adquirir algunos conocimientos más de nues Biblioteca Nacional.

Podemos apuntar aquí algunos detalles de lo que nos fueron contando y de la documentación que disponemos:

A la entrada del Museo nos recibió un  uniforme. grande de bibliotecario de la Real Biblioteca Pública del s. XVIII, realizada por Lorenzo Caprile en 2007, a partir de los diseños conservados en el Archivo del Palacio Real. Desde el reinado de Carlos III, debido a las importantes modificaciones introducidas en las Constituciones de la Biblioteca por el bibliotecario mayor Juan de Santander, los bibliotecarios del Rey iban debidamente uniformados como correspondía a los criados de la Real Casa. La complejidad y diseño de los bordados de la casaca diferenciaban los distintos cuerpos al servicio de S.M, así como sus respectivas categorías.
Del 8 de diciembre de 1830 datan unas disposiciones de Fernando VII sobre la confección tanto de los uniformes grandes, o de gala de los criados, es decir, los que se vestían los días de grandes solemnidades, como de los chicos o de diario. El coste de un uniforme grande como el que se expone, elaborado en seda, con casaca bordada, chupa y calzón, ascendía a 3.751 reales y 17 maravedíes.

Frente a la maqueta de la Biblioteca Nacional nos contaron su historia.

El emplazamiento exacto del Museo de la Biblioteca Nacional. Presentada al concurso promovido con motivo de la última gran reforma global del edificio de la BNE (1987-2000) por el equipo de arquitectos que se adjudicó la obra (Jerónimo Junquera y Estanislao Pérez Pita). La reforma tenía tres objetivos: ampliar y racionalizar espacios, adecuar tecnológicamente las estructuras decimonónicas, y mejorar la circulación interna, perdidas las comunicaciones horizontales con la división longitudinal del edificio en el reparto con el Museo Arqueológico que ocupa el tercio trasero del mismo. Gracias a la reforma se consiguió triplicar la superficie utilizable de la Biblioteca.
En el Salón General de lectura y en el vestíbulo se recuperaron las claraboyas, de modo que hay luz natural cenital. Parte de los grandes patios (Norte y Sur) sirvieron para ubicar comunicaciones verticales (ascensores y escaleras), servicios higiénicos, etc., además de accesos a las entreplantas construidas entre los 3 pisos originales (planta baja, principal y alta). Otro de los patios pequeños, el situado más al Sur, sirvió posteriormente para alojar el conocido como “edificio tecnológico”, donde están los laboratorios de restauración, encuadernación, microfilm y fotografía, así como los depósitos de materiales especiales (Bellas Artes, Música y Cartografía). Dicho edificio no aparece aún en esta maqueta, apreciándose, en cambio, el espacio abierto del patio.
El interactivo permite ver los interiores de algunas zonas de la Biblioteca Nacional de acceso más o menos restringido (Sala del Patronato o sala noble, salas de lectura, depósitos, laboratorios). La Biblioteca Nacional fue el primer edificio público español donde se utilizaron luz eléctrica y calefacción y la primera sala de lectura donde hubo libre acceso.

Para que quede recuerdo de nuestra visita aquí está el testimonio grafico:

Grupo de visitantes

Grupo de visitantes de “Mayores por la Cultura” a la Biblioteca Nacional.

Fué una tarde muy bien aprovechada.

Tenemos prevista una Visita Guiada al Museo Arqueológico.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.